EL AUTOCONOCIMIENTO

La clave para ser sabio siempre se basa en el conocimiento de uno mismo..

EL PODER DEL SEXO

Aprender a manejar esa maravillosa energía del sexo significa convertirse en un maestro de la creación...

LEY DEL KARMA

La ley del karma es la ley que vincula de manera sabia e inteligente el efecto con la causa. Todo lo bueno o malo que hemos hecho en cualquiera de nuestras vidas traerá consecuencias buenas o malas para ésta o próximas existencias...

CALIDAD DE VIDA

La humanidad está viviendo momentos muy difíciles. El hombre se ha olvidado de "sí mismo" y se compromete en errores, cuyas consecuencias son el dolor y las enfermedades...

ESOTERISMO

San Pablo nos dice en la Biblia: "Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales..." Tenemos prácticas para que usted vea cuando su alma sale de su cuerpo

 

 

 

 

... "puedo volar", así que comencé a volar…

Yvonne

Perú

Salidas en Astral

Desdoblamiento Astral

Estuve intentando la técnica del faraón a la hora de acostarme en las noches. Una vez me sentí que ya estaba en astral, así que intenté sentarme, me sentía como flotando, estaba consciente de lo que me estaba pasando, así que intenté pararme, casi no podía sostenerme pues no sentía mis piernas pisando el suelo si no en el aire. Salí de mi cuarto, fui al primer piso para salir a la calle, con la preocupación de cómo voy a abrir las puertas, pues en mi casa siempre se preocupan por asegurarlas con candados y cerrojos, siempre tenemos esa preocupación en mi casa. Cuando ya estaba abajo vi a mi hermana que había bajado para asegurar las puertas, pero ella no me vió, pero yo sentí que ella también estaba en astral y seguramente bajó por la preocupación de las puertas, que estén bien cerradas, y se fue a su cuarto. Así que intenté y pude salir sin necesidad de abrir las puertas, estaba en la entrada de mi casa, en la calle y me dije: "puedo volar", así que comencé a volar y quise ir al cielo donde se supone que está Dios. Sentía que subía, luego sentí el suelo y pensé que no lo había logrado, pero ya estaba en otro lugar. ¡Si lo logré!, estaba en un jardín inmenso y se sentía una sensación muy hermosa, quise sentir la presencia de Dios y sentí su amor, su protección, sentía su abrazo, pero no físico, era un todo que me envolvía de amor y paz. Miré a mi costado y habían sentados en el pasto, dos personas y un bebé echado boca abajo, estaban vestidos con trajes típicos de mi país, de la región de la sierra, pude palpar el cuerpecito del bebé. En ese mismo instante sentí a mi hijito que no podía respirar, porque es alérgico e inmediatamente regresé a mi cuerpo. ¡Fue una experiencia muy hermosa!.
Yvonne. Perú