EL AUTOCONOCIMIENTO

La clave para ser sabio siempre se basa en el conocimiento de uno mismo..

EL PODER DEL SEXO

Aprender a manejar esa maravillosa energía del sexo significa convertirse en un maestro de la creación...

LEY DEL KARMA

La ley del karma es la ley que vincula de manera sabia e inteligente el efecto con la causa. Todo lo bueno o malo que hemos hecho en cualquiera de nuestras vidas traerá consecuencias buenas o malas para ésta o próximas existencias...

CALIDAD DE VIDA

La humanidad está viviendo momentos muy difíciles. El hombre se ha olvidado de "sí mismo" y se compromete en errores, cuyas consecuencias son el dolor y las enfermedades...

ESOTERISMO

San Pablo nos dice en la Biblia: "Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales..." Tenemos prácticas para que usted vea cuando su alma sale de su cuerpo

 

 

 

 

...Encontré un gran Maestro, intuí que era el maestro Anubis…

Leonardo

...

Salidas en Astral

Desdoblamiento Astral

Iba por una gran ciudad, en el sueño veía que era mediodía y sentí como si mi cuerpo no pesara, me sentí liviano y entonces me hice la pregunta: ¿Qué estoy pensando y sintiendo? y me estiré el dedo y se estiró e hice conciencia de que estaba consciente en cuerpo astral, en la quinta dimensión y comencé a observar a las gentes pero haciéndome a todo momento la clave que ustedes me enseñaron en el curso: ¿Qué estoy pensando? para no olvidarme de mí mismo. Vi al vendedor de jugos, al zapatero arreglando zapatos. Los buses circulaban normalmente y las personas iban con la conciencia totalmente dormida, sus ojos se veían como si fueran sonámbulos. Vi un edificio que era como de la Gobernación de esa gran ciudad. Entré al edificio y vi alrededor de 40 policías y una señora de túnica blanca, muy amorosamente me invitó a entrar. Era como una oficina y allí encontré a un gran Maestro con su túnica blanca. Intuí que era el Maestro Anubis y le pregunté que cuánto karma debía. El me contestó con un simbolismo que no entendí. Le dije que no entendía su respuesta y humildemente me contestó: Debes 1.300 karmas. Le comenté que sufro hace rato de un dolor, como de cansancio en el cuello y me dijo que se debía a que yo gastaba mucha energía mental, porque pensaba demasiado y me dijo: "Debes trabajar con esto", y escribió en un papel el número dos. Entendí que era el amor divino. Su voz era distinta, como nunca la he escuchado, de una gran energía y supremamente amorfa, algo que no se puede explicar. Al ver el número dos me puse a pensar, me olvidé de mí mismo, perdí la salida y ahí terminó todo. 
Leonardo del Centro Anael.