EL AUTOCONOCIMIENTO

La clave para ser sabio siempre se basa en el conocimiento de uno mismo..

EL PODER DEL SEXO

Aprender a manejar esa maravillosa energía del sexo significa convertirse en un maestro de la creación...

LEY DEL KARMA

La ley del karma es la ley que vincula de manera sabia e inteligente el efecto con la causa. Todo lo bueno o malo que hemos hecho en cualquiera de nuestras vidas traerá consecuencias buenas o malas para ésta o próximas existencias...

CALIDAD DE VIDA

La humanidad está viviendo momentos muy difíciles. El hombre se ha olvidado de "sí mismo" y se compromete en errores, cuyas consecuencias son el dolor y las enfermedades...

ESOTERISMO

San Pablo nos dice en la Biblia: "Y hay cuerpos celestiales, y cuerpos terrenales..." Tenemos prácticas para que usted vea cuando su alma sale de su cuerpo

 

 

 

 

Comencé a tratar de parar la adicción a los 16 años pero en verdad que era dificil...

Andrés

Colombia

Masturbacion

Por medio de la presente me dirijo a ustedes con el fin de contarles mi caso y poder recibir por parte de ustedes orientación y mucha ayuda.  Primero que todo quiero felicitarlos por tan buena e importante página.  La he visitado por un motor de búsqueda como Altavista.com  La variedad de temas que tienen son muy buenos y de gran interés.  Pero principalmente me ha causado gran interés y expectativa el tema sobre el sexo y es que uno de mis tantos problemas es el sexo.  Así que me alegra saber que también en Internet se pueden conseguir páginas tan lucrativas, instructivas y de gran ayuda para nuestra sociedad.  Una vez más, felicitaciones por tan buena página. 
A continuación les contaré sobre mi vida sexual.  Si ustedes creen que es conveniente publicarmi historia pueden hacerlo, tienen mi completa autorización, esto con el fin de que otras personas sepan las consecuencias que puede llevar la mala administración del sexo. 
Mi nombre es Andrés, soy de Bogotá, Colombia y el próximo año seguramente estudie Ingeniería Industrial.  Vivo con mis padres y mis dos hermanos.  En la actualidad no trabajo ni estudio. Acabo de cumplir mis primeros 20 años y actualmente vivo con una gran frustración por problemas del sexo. 
A principios de los 14 años tuve mi primera eyaculación, esto a causa de una masturbación que lógicamente yo mismo me proporcioné.  Creo que lo hice por curiosidad, pues en el colegio todos hablaban de la masturbación, yo nunca lo había hecho, por eso me impulsé a masturbarme, a causa de ello, tuve mi primera eyaculación.  Ese día me sentí muy raro.  Pero lo cierto es que me gustó la sensación que sentí.  Fue tanto el gusto que me dio el sentir ese placer, que para mí era algo hermoso, rico e indescriptible.  Me gustó tanto que ya quería que llegara la noche, para estar en mi cuarto solo y volverlo a hacer.  Y es que en las noches es que tengo privacidad. 
Sin darme cuenta, me fui volviendo un adicto a la masturbación.  Poco a poco me metía más en el mundo de la masturbación y ya no era solo en las noches, sino en las mañanas, en las tardes y en el momento en que podía estar solo, lo hacía.  Era imparable, fueron pasando los años y yo ya era consciente que tenía que parar esa adicción, pues estaba perjudicando mi vida y ya me estaba volviendo un antisocial.  Creo que por culpa de la masturbación, vinieron a mí varias confusiones y problemas que no los supe interpretar y es por eso que hasta creo que las tendencias suicidas que tengo, es de cierta manera por culpa de ello. Comencé a parar la adicción a los 16 años, pero en verdad era difícil.  Cada vez no solo era adicto a la masturbación sino también me impulsaba por la pornografía, pues compraba videos, revistas y otros artículos pornográficos. Era desesperante saber que me estaba volviendo un depravado sexual. 
La novia que tenía me dejó y es comprensible, pues yo ya no quería estar con ella.  Yo quería estar conmigo mismo.  Me volví tan independiente que ya no tenía amigos.  Los únicos amigos que tenía eran los del chat, si es que se les puede llamar amigos. 
Traté de hablar con alguien sobre lo que me pasaba, pero era inútil, pues cuando le contaba mi caso a alguien, ellos me rechazaban y  yo me sentía muy mal, así que decidí no contarle nada a nadie y tratar de solucionar mis propios problemas. 
En mi casa nunca hemos tenido una conversación de sexo, pues mis padres han sido muy alejados de nosotros, creo que eso ha hecho que no tengamos mucha confianza en ellos.  Pues tal vez sea peor el rechazo, que cuando le conté a los que les llamaba amigos. 
Tengo que admitir que no pude ganarle la batalla a la adicción por la masturbación y soy consciente que a mis 20 años sigo con este problema.  Claro que por lo menos ya lo hago menos veces que antes, pero mínimo lo hago 1 ó 2 veces por día actualmente. 
Mi vida está llena de confusiones y de problemas.  Quisiera contar con algo de ayuda, pero es que ni siquiera con mis padres puedo contar. 
Mujeres en mi vida tal vez han pasado pocas o muchas, no lo sé, pero admito que no he tenido gran problema con ellas.  Siempre simpatizaba a las mujeres, pero no sé porque, yo siempre las he rechazado, hasta las he humillado. 
Sé que soy lo peor, pero estoy muy arrepentido de la vida que llevo. 
Soy virgen, pues las veces que he estado con una mujer, no he sido capaz de tener sexo con ellas, no sé si sea porque prefiero tener sexo conmigo.  A veces creo que las odio.  No sé si ya están sintiendo odio o repudio por mí.  Si es así, las comprendo, pues yo también me odio por lo que he hecho y lo peor es que no he podido perdonarme. 
Cuando leí en su página lo concerniente a los problemas que puede traer la masturbación, me asusté mucho, yo nunca pensé que además de problemas sicológicos, también  pudiera llegar a tener problemas físicos.  Y me doy cuenta que tal vez ya los tengo, pues recuerdo que he tenido infecciones muy raras en mi pene y siento unos leves dolores en mis testículos y mucha rasquiña, entre otros síntomas. 
La verdad, ya no quiero tener más problemas con mi vida sexual.  La masturbación me ha traído muchos problemas y solo quiero rehabilitarme y seguir la vida sin problemas de consecuencias graves. 
Como les dije al principio de la carta, le he contado mi historia porque quiero desesperadamente que por favor me ayuden a dejar esta adicción. Por favor dígame a qué clase de personas puedo consultar, me refiero a algún médico, siquiatra, sicólogo o tal vez ir a la Iglesia a confesarme. 
Tal vez ustedes no saben ni en lo más mínimo la situación tan difícil y tan desesperante por la que paso y si se lo imaginan, creo que es poco. 
Espero recibir una respuesta por parte de ustedes, la verdad, necesito muchísima ayuda y no quiero terminar tal vez en un suicidio o en una locura, porque como ustedes lo dicen en su página uno termina en un manicomio, si no sale de este problema rápido. 
Muchas gracias por su atención prestada, espero una pronta respuesta y una mejor atención y orientación a los jóvenes, por parte de ustedes los adultos calificados en el tema. 
Cordialmente, 

Andrés.  Bogotá, Colombia.